EU seguirá presionando a Siria tras ataques con misiles

En las últimas horas, Estados Unidos advirtió en la ONU que está listo para lanzar nuevos ataques contra el régimen de Bashar Al Assad luego de haber bombardeado una base aérea en Siria, que reaccionó con furia junto a sus aliados Rusia e Irán.

Para Al Asad, Washington no logró su meta principal con el ataque del viernes que, afirmó, era elevar la moral de las "bandas terroristas a las que respalda, después de las victorias conseguidas por el Ejército Árabe Sirio". Cruzaron la línea roja y no se lo perdonarán.

La acción militar ordenada por Trump la semana pasada no solo ha tensado la relación con Moscú, sino también reconfigura el mapa del conflicto sirio y, de paso, fue una advertencia a Irán y Corea del Norte.

Según un portavoz de la residencia oficial británica del 10 de Downing Street, "la primera ministra y el presidente estuvieron de acuerdo en que hay ahora una ventana de oportunidad para convencer a Rusia de que su alianza con Al Asad ya no es de su interés estratégico".

Ambos presidentes insistieron en necesidad de llevar a cabo una investigación "objetiva e imparcial" del supuesto ataque con armas químicas en Siria que este martes se cobró numerosas víctimas mortales en las ciudad de Jan Sheijun. Pero varios expertos han desestimado esta versión.

Mientras, una encuesta destacó que sólo 25% considera que el presidente Donald Trump puede seguir bombardeando unilateralmente al régimen sirio, algo que el mandatario ha dicho que hará si lo considera necesario para los intereses y seguridad nacional estadunidenses.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo que estaba "decepcionado" pero "no sorprendido" por la condena rusa al ataque estadounidense, el cual calificó como una violación de la ley internacional.

El principal diplomático estadounidense planea usar sus encuentros con cancilleres del Grupo de los Siete -un foro normalmente de debates económicos- para tratar de persuadir a los principales países de apoyar el plan de Washington.

"Debemos asegurarnos de que nos movemos hacia una solución política que nos permita hallar al fin la paz en la región", ha asegurado la embajadora estadounidense, que ha señalado que "todas las partes se darán cuenta de que El Asad no es el líder que Siria necesita".

 
Recomendado

Mas noticias

Noticias
Mas noticias