"Fue un paro contundente, no promovemos una fogata social" — CGT

El primer paro nacional contra el Gobierno de Mauricio Macri se sintió hoy con fuerza en todo el país por la adhesión monolítica de los gremios de la CGT y las CTA y la influencia de piquetes y falta de transporte.

En respuesta al Gobierno que calculó que con cada paro el país pierde $ 15 mil millones, el triunvirato de la confederación pidió al Ejecutivo que haga el cálculo de "cuánta plata perdió la masa trabajadora de su salario en todo el año pasado".

"Si hablamos de vagos, díganle teléfono a Patricia Bullrich", ironizó el diputado y secretario general del gremio de la Sanidad. "Cada uno de nosotros trabajó en un lugar y fue delegado o dirigente". "Al generalizar lo que hace es ir en contra de las instituciones democráticas", apuntó.

En referencia a las acusaciones de "desestabilizadores" que caen sobre los gremialistas por parte de funcionarios de Cambiemos, Juan Carlos Schmid dijo: "No está en el ánimo de la CGT que se termine el mandato de nadie". Lo que va a haber es una paralización total de todas las actividades, por lo que va a haber una alta adhesión contra un malestar social que tratamos de poner en la agenda pública. "El Presidente está desubicado en cuanto al problema que hay", insistió Acuña.

Asimismo, sostuvo que "los piquetes no van a tener mucha importancia, va a haber fábricas van a estar vacías, comercios cerrados, así que los cortes van a ser secundarios".

También el secretario gremial de la CGT y secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, reclamó al gobierno de Mauricio Macri que "tome nota" del amplio acatamiento del paro nacional y que "llame a una mesa de diálogo en serio" con las centrales sindicales para atender sus reclamos sobre las políticas económicas. Es una protesta contra un malestar social , reiteró. En este contexto, se produjeron incidentes (en la Autopista Panamericana se enfrentaron manifestantes de izquierda con gendarmes) y en el interior del país se registraron algunos episodios de violencia: las víctimas fueron trabajadores, por ejemplo taxistas, que habían optado por no plegarse a la medida de fuerza de las centrales obreras nacionales.

Por último, Schmid cuestionó las declaraciones del titular de los peones de taxis, Omar Viviani, quien llamó a "dar vuelta" los coches que trabajen durante el paro, al señalar que "no se puede llamar a las medidas de esa forma".

 
Recomendado

Mas noticias

Noticias
Mas noticias